martes, 27 de diciembre de 2005

Los 'Buenistas'

Ahora que finaliza el año y llega el momento de hacer balance de todo aquello cuanto ha sucedido a lo largo de los últimos meses, puede resultar estimulante realizar un resumen crítico de lo que ha dado de sí el Gobierno Zapatero. Soy de los que piensan que lo peor de este Ejecutivo es la apuesta que, en general, todos sus miembros hacen por el “buenismo”, una ideología muy de moda en estos tiempos de pensamiento débil que, en esencia, viene a señalar que da lo mismo una cosa que otra ya que la esencia, la verdad y el acierto siempre se encuentran en el punto medio de dos extremos presuntamente opuestos.

Aplicando a rajatabla esta doctrina, y aliándose con el PNV, el Gobierno socialista de Zapatero ha conseguido que en el País Vasco todo el mundo crea que está en marcha un proceso de paz mientras los etarras y sus cómplices siguen amenazando, extorsionando y amedrentando a la mitad de la población vasca que es no nacionalista. Los ‘buenistas’ del Ejecutivo Zapatero, que también tienen su reflejo en los medios de comunicación afines, son también los que, por ejemplo, han impulsado la famosa Alianza de Civilizaciones, dando a entender que es posible convivir en un plano de igualdad y de respeto con el Islam de los tiempos presentes, caracterizado por su intransigencia normativa, su desprecio a las mujeres, su fanatismo belicoso, su odio a las democracias capitalistas, su aborrecimiento de la cultura contemporánea y, en definitiva, definido por su aversión a todo lo que constituye las mejores esencias de Occidente.

El ‘buenismo’ socialista se ha extendido rápidamente por todas las comunidades autónomas y, conjugándose con el interés de algunos por mantenerse en el poder y con la necesidad de otros por sentarse en las instituciones por primera vez, ha dado como resultado importantes desgarrones en el entramado legal del Estado español y ha producido disparates como el nuevo Estatuto catalán que, antes de ser aprobado, ya ha tenido como primeros efectos que algunos ciudadanos de esta región, por no ser suficientemente patriotas (catalanes), hayan sido insultados, amenazados y despreciados. Hay que tener en cuenta que para Zapatero y los suyos, el patriotismo fanático de ERC en Cataluña y el nacionalismo radical del PNV en Euskadi, no son males que conjurar por su esencia racista, fanática y reaccionaria sino que son ideologías políticas perfectamente respetables, más aún cuando los socialistas necesitan de estas formaciones para mantenerse en el poder.

En fin, que el ‘buenismo’ socialista ha llevado a este Gobierno a confundir a las víctimas con sus verdugos, a iniciar una revisionismo histórico absolutamente fuera de lugar con el que se vuelve a incitar el resurgimiento de las “dos Españas”, a aplicar inocentes teorías de diálogo donde lo único que hay que utilizar es la ley y a convertir el ordenamiento jurídico-institucional que conforma el Estado español en un guiñapo permanente e innecesariamente mancillado.
¿Hay algo bueno en el balance?, se preguntarán. En mi opinión, dos elementos: la ampliación normativa que el Gobierno ha hecho del concepto de matrimonio y la consiguiente autorización de las bodas entre personas del mismo sexo; y, por otro lado, la voluntad política que parece existir en este Gobierno por apoyar socioeconómicamente a las personas dependientes o con menores recursos monetarios.

Por otro lado, y en mi opinión, este Gobierno, como anteriores ejecutivos socialistas, ha seguido siendo muy blando y muy ‘buenista’ con la Iglesia Católica que, no hay que olvidarlo, es la organización privada que más subvenciones y ayudas recibe del Estado y que, tampoco hay que olvidarlo, durante los últimos meses ha calumniado e insultado a millones de personas de este país por ejercer una opción sexual no acorde con el armazón ético y moral que la Santa Madre ha pergeñado a lo largo de una veintena larga de siglos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...