martes, 10 de enero de 2006

En el País Vasco lo ilegal es legal

Batasuna es un partido ilegalizado, pero su presencia en las calles del País Vasco sigue siendo abrumadora. Batasuna es una formación política que no puede tener actividad pública porque, según sentencia del juez Garzón, forma parte del entramado de la banda terrorista ETA, pero su capacidad para estar presente en todos los escenarios donde se fragua la política vasca es incuestionable. Batasuna debería ser una organización desarticulada por su connivencia con actividades terroristas, pero, a día de hoy, esta formación mantiene plenamente vigente su estructura, incluyendo gran parte de sus herramientas para captar fondos económicos. Batasuna era una coalición política que el Pacto Antiterrorista firmado por el PP y el PSOE en tiempos de José María Aznar había conseguido arrinconar en el rincón oscuro donde deben postergarse los fascistas de cualquier condición, pero hoy es el día en el que los dirigentes de esta organización vuelven a convertirse en estrellas de los medios de comunicación.

Lógicamente, Batasuna ha conservado todos estos privilegios por el apoyo perverso que buena parte de la sociedad civil vasca le sigue prestando y por el empeño que los nacionalistas ¿moderados? tienen en que se mantenga viva y callejeramente vibrante esta formación que lleva casi 30 años fustigando, literalmente, a todos los ciudadanos vascos demócratas. A este esfuerzo por hacer aparentemente legal lo que realmente es ilegal se ha sumado con entusiasmo el Partido Socialista de José Luis Rodríguez Zapatero y de Patxi López, que han decidido competir electoralmente con el PNV convirtiéndose en una entidad gemela a la que dicen enfrentar. Que los nacionalistas que afirman que es malo matar ayuden a los ultranacionalistas que aún están debatiendo si es correcto o no asesinar a personas inocentes no es nada nuevo en Euskadi, pero sí es novedoso que el partido mayoritario del Estado español, el PSOE, después de contribuir como pocos a sumergir el territorio catalán en unos elevados límites de tensión socio-política, pelee por hacerse un hueco desde el que dialogar profusamente con los voceros de los terroristas.

En fin, son cosas atroces de esta nueva izquierda española que está más cerca del Santiago Carrillo que tantos abrazos dio a los líderes europeos del socialismo real que de correctos socialdemócratas como el alemán Helmut Smith o el sueco Olof Palme. De cualquier modo, ¿por qué la Fiscalía no actúa y hace cumplir las leyes prohibiendo cualquier tipo de actividad de una formación política que ha sido ilegalizada por su actividad terrorista?, ¿Por qué el Gobierno no pone en marcha todos los mecanismos del Estado para evitar que se siga incumpliendo la ley?. ¿Por qué el País Vasco ha de seguir siendo una región donde no llega el peso del Estado democrático y los ciudadanos vascos demócratas debemos seguir soportando la presencia, la presión y los ataques de quienes llevan tres décadas esquilmando con coches bombas y tiros en la nuca la implantación de las libertades democráticas en Euskadi?
(www.gonzalez-zorrilla.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...