lunes, 27 de febrero de 2006

ETA volverá a asesinar y el presidente Zapatero tendrá que dar muchas explicaciones

Los últimos atentados de la banda terrorista ETA, que el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero está empeñado en silenciar, ponen de manifiesto que la organización criminal sigue muy viva y en espera de asesinar.

Probablemente, lo único que impide en estos momentos a los etarras cometer un asesinato es lo mucho que se están deleitando al observar cómo la agenda política española está marcada por ellos y por quienes, con muy poca vergüenza ética, se empeñan en despreciar a las víctimas mientras pretenden intuir y alentar los proyectos de los asesinos. El mismo José Luis Rodríguez Zapatero se ha autonombrado como responsable máximo para el ¿“proceso de paz”? que, según afirma a todo aquel que quiera escucharle, se va a poner en marcha en Euskadi. Pero, a la hora de contemplar el problema de la actividad terrorista de ETA, Zapatero comete muchos errores, algunos de los cuales demuestran que, con respecto a este tema, no ha aprendido nada de nada durante los últimos treinta años. Así es, por ejemplo, como el Presidente comete el desliz típico y antiguo de buena parte de la izquierda española y europea: considerar que detrás de la ilegalidad criminal de una acción terrorista existe una ideología política legal, por lo que es necesario tener un “respeto” a las ideas de los asesinos; También se equivoca Zapatero, al igual que los nacionalistas vascos, cuando pide a todo el mundo esfuerzos para alcanzar la paz y se olvida de que el único modo de conseguir que no haya más víctimas es que la banda terrorista ETA desaparezca por la acción y la presión de las instituciones del Estado. Del mismo modo, el Presidente español que más errores ha cometido en menos tiempo también yerra, y mucho, al creer que los nacionalistas vascos han vuelto al redil democrático en el que nunca estuvieron o al considerar a la oposición del PP, y no al dúo formado por ETA y la ilegalizada Batasuna, como el enemigo principal a batir.
El único resultado que va a tener este empeño voluntarista y perturbado en el que el presidente Zapatero ha metido al Gobierno socialista, y por extensión a todo el país, es que la banda terrorista ETA se va a hacer más fuerte, que los criminales se están liberando de la presión a la que el Estado de derecho les venía sometiendo durante los últimos años y que los cómplices de éstos, la ilegalizada Batasuna, va a volver a erigirse como dueña y señora de los espacios públicos en el País Vasco.
Cuando los asesinos hayan conseguido todo esto, y no les falta mucho, expondrán todas sus exigencias en esa tan fastuosa mesa de negociación que el Gobierno quiere poner en marcha, y el Estado democrático no podrá asumirlas, a pesar de lo que sueñe José Luis Rodríguez Zapatero. Cuando esta negativa ocurra, los asesinos volverán a matar porque es lo único que saben hacer y porque es la única manera que conocen de participar en la vida social. Y entonces el señor Presidente tendrá que dar muchas explicaciones sobre su empeño suicida en contentar a los criminales despreciando con engreimiento e ignorancia supina a las víctimas de éstos.
(www.gonzalez-zorrilla.com)

1 comentario:

  1. Anónimo12:34 a. m.

    Tienes toda la razon, dudo mucho que Eta deje de matar cuando es lo unico que sabe hacer, ahora se estan reorganizando. Los errores de Zapatero los pagaremos los ciudadanos con mas sangre.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...