viernes, 10 de febrero de 2006

La superioridad de Occidente

Lo cita, oportuna y magistralmente, Elvira Lindo en un reciente artículo: “La idea ilustrada del respeto es que uno tiene derecho a arremeter contra las creencias pero no contra los individuos, ni carcajearse del sufrimiento humano. Sería catastrófico que dejáramos de ejercer nuestro derecho, por miedo” . A quienes, esclavos de un demoledor relativismo cultural que gusta mucho de disfrutar de los derechos civiles y muy poco de defenderlos, afirman que no hay ninguna diferencia entre “ellos” y “nosotros”, entre los islamistas y Occidente, hemos de decirles que sí, que sí que las hay.

En las democracias occidentales estamos acostumbrados, y nos sentimos orgullosos por ello, a que se pueda decir, valorar, criticar, desairar e, incluso, zaherir, cualquier tipo de religión, ideología, pensamiento o creencia, incluido el cristianismo. Pero no aceptamos que se discrimine, maltrate, desprecie o asesine a nadie por su fe o su ideología.
Por el contrario, y salvo honrosas excepciones, en la mayoría de los países islámicos, bien en los regidos por sagas de dictadorzuelos decadentes aliados con el poder religioso islámico radical o en los controlados directamente por una caterva de ulemas integristas y perturbados, lo único que merece respeto, y la defensa a ultranza de las instituciones, es el Islam. Todo lo demás, las personas, los derechos individuales, las opiniones divergentes y las ideologías contrarias, lo único que merecen es la ‘Yihad’, la destrucción.
Ciertamente, las diferencias entre “ellos” y “nosotros”, son muchas. Para despejar dudas sobre quiénes son “ellos” (no todos los musulmanes, pero sí todos los islamistas), nada mejor que consultar la Carta Fundacional de Hamas, organización terrorista según criterios de la UE y Estados Unidos, hoy en la presidencia del Estado Palestino. No solamente no somos iguales sino que, además, tenemos que ganar esta batalla contra el totalitarismo de corte religioso, contra el fanatismo integrista, contra el absolutismo medieval alentado por un puñado de clérigos enloquecidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...