martes, 25 de abril de 2006

Northworld: una ciudad en un sueño

Hoy he soñado con una ciudad que no existe.
En mi fantasía, llegué a ella en medio de una ventisca colosal, conduciendo un coche desvencijado por pistas montañosas y de hielo, y aterido de frío y harto de nocturnidad. Entré en la urbe y me encontré con una capital moderna, llena de vida, con elegantes cafés y niños paseando por la calle. Seguía haciendo frío, todo estaba nevado y recuerdo que, en mi ilusión, pensé que, a pesar de estar a miles de kilómetros de mi tierra, en todos los lugares del mundo la mayoría de las personas desea hacer lo mismo: vivir dignamente, construir una familia, ofrecer lo mejor a sus hijos, llevar adelante sus proyecto y disfrutar de las cosas pequeñas de la vida. En mi dormir, tuve la sensación de que las personas que habitaban aquel lugar tenían muy presente que, en el fondo, lo mejor y lo más importante de la existencia siempre se encuentra en el arco que abarcan nuestro brazos y que, frente a los fanáticos, los integristas y los reaccionarios que en todo momento pretenden dictarnos lo que debemos comer, beber, hacer, pensar o creer, la mejor respuesta es ejercer plenamente nuestra libertad individual. Vi claramente el nombre de la localidad en un gran cartel indicador digno ejemplo de la estética publicitaria de los años cincuenta del pasado siglo. Se llamaba Northworld y, cuando fui a preguntar a una mujer en qué lugar del mundo me encontraba, me desperté.
En Google no hay referencias.
¿Puede alguien ayudarme?
www.gonzalez-zorrilla.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...