martes, 27 de junio de 2006

La España de “Le Nouvel Observateur”

El último número de la prestigiosa revista francesa “Le Nouvel Observateur” está dedicado, bajo una elegante portada en la que Penelope Cruz se muestra tan bella como es, a una España magnífica que el semanario dirigido por Jean Daniel identifica con la “California de Europa”.
El especial de “L‘ Obs”, una revista clásica de indiscutible calidad, ideológicamente situada en el centro-izquierda y capitaneada por quien es uno de los más recientes premios Príncipe de Asturias de Humanidades, presenta a la España de José Luis Rodríguez Zapatero como una tierra de promisión de la que se valora especialmente los derechos de los que disfrutan los ciudadanos homesexuales, el poder de las mujeres, la Ley anti-tabaco, el importante crecimiento económico de los últimos años y el dinamismo cultural.
Ciertamente, los diferentes artículos y reportajes de “Le Nouvel Observaterur” han sabido recoger con eficacia y rigor los principales, y quizás los únicos, aciertos del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. El problema es que la información de la revista quiere vendernos una imagen positiva de la Administración socialista sin ofrecer a los lectores europeos otras visiones de la actual realidad del país. Porque si bien es cierto que la Administración socialista ha acertado al legislar sobre diferentes cuestiones sociales, no es menos cierto que este Gobierno ha embarrancado, y de una forma muy grave, al contribuir inexorablemente al derrumbamiento del concepto España, al colaborar intensamente con algunos de los nacionalismos locales más obtusos que perviven en la UE y al apostar por la apertura de un “proceso de paz” con ETA que implica una negociación política permanentemete fiscalizada por la organización criminal. Además, lo que a “Le Nouvel Observateur” también se le olvida es que el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero ha elaborado una nueva ley educativa que ofrece escasas posibilidades de éxito, que no ha sabido liberarse de la presión fáctica de la Iglesia católica y que, internacionalmente, se ha embarcado en un proyecto de “alianza de civilizaciones” que cualquier análisis intelectual mínimamente riguroso solamente puede considerar como una broma de mal gusto.
En España, desgraciadamente, no todo es tan brillante como “Le Nouvel Observateur” afirma. Agradecemos el empeño, pero los que nos consideramos lectores habituales de esta revista, hubiéramos agradecido más una descripción más ajustada de nuestra actual realidad nacional.
gzorrilla@gmail.com
www.gonzalez-zorrilla.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...