jueves, 22 de junio de 2006

Las teleseries que crea(n) nuestro mundo

Tengo para mí que las series de televisión son uno de los pilares de la cultura de nuestro tiempo.
En algunos de estos productos audiovisuales, especialmente en los norteamericanos, pero también en los españoles, es donde se reúne el mayor concentrado de talento que puede encontrarse dentro del sector. Guionistas excelentes, directores magníficos, actores fuera de lo común, productores con una visión excelente del negocio y equipos técnicos de primera dan como resultado pequeñas obras maestras semanales de apenas 45 minutos de duración que tienen la virtud de conseguir en nosotros lo que los grandes folletines novelescos del siglo XIX lograban con sus lectores: despertar la atención, azuzar el interés, divertirnos, emocionarnos y, además, mantenernos directamente enlazados con el espíritu de nuestro tiempo.
Pienso que no hay nada como una teleserie contemporánea para descubrir el auténtico “zeitgeist” de nuestra época, el verdadero aroma de nuestro mundo. Por mucho que se encolericen los muchos intelectuales apocalípticos que aún vagan por los grandes medios de comunicación occidentales, cuando dentro de algunas décadas los historiadores deseen conocer a fondo cómo era el planeta a las puertas del siglo XXI, inevitablemente habrán de visionar algunos de nuestros telefilmes y no pocos de nuestros mejores “best-sellers”. Si para conocer el grueso central de la pasada centuria hay que recurrir indefectiblemente al cine clásico, a la gran novela negra de Dashiell Hammett a Simenon o a la literatura con mayúsculas, para profundizar en el ambiente cultural del presente será inevitable revisionar muchas horas de las mejores ficciones televisivas, muchos archivos de Internet e incontables criterios de búsqueda en Google. Efectivamente, dime lo que lees y te diré quién eres. Pero dime también qué series televisivas sigues con fruición, qué parámetros introduces en el buscador googlero y qué webs marcas en tus favoritos y conoceré muchos de tus gustos, las cosas que deseas, los temas que te preocupas y las personas a las que amas.
En una ocasión le preguntaron a Ridley Scott, director de “Blade Runner”, por qué, en su opinión, esta película se había convertido en un film de culto. La respuesta del director británico, formado, no hay que olvidarlo, en el mundo de la publicidad, fue inmediata: “Es cine que ha creado nuestro mundo”. Pues bien, lo mismo podemos decir hoy de teleseries magníficas como “C.S.I”, “Crossing Jordan”, “Mujeres Desesperadas”, “Perdidos”, “Frasier”, “Seinfeld”, “Expediente X” o “Urgencias”. Son las imágenes que están reflejando lo mejor y lo peor de nuestro tiempo.
gzorrilla@gmail.com
www.gonzalez-zorrilla.com

1 comentario:

  1. Hola pienso algo parecido a lo que dices con respecto a las series. Aunque en muchos casos los extremos que se muestran no representan para nada la realidad. Además del cine, la literatura...la publicidad es un reflejo de la sociedad. Conoces el dicho de: "Si un marciano llegara a la tierra y ésta estuviera desierta, podría saber como fue la humanidad a través de la publicidad con más precisión que el cine...
    Un saludo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...