viernes, 6 de octubre de 2006

Musulmanes y democracia

En un reciente artículo que ha publicado en la “New York Review of Books”, el prestigioso ensayista británico Timothy Garton Ash describe cómo algunas zonas de las principales capitales de Europa se están convirtiendo, cada vez más, en barrios con una amplia mayoría de personas de origen árabe.
En su trabajo, Ash cuenta cómo en París, en la Place Víctor Hugo, se entrevista con un joven francés de origen berebere que afirma que la República sigue discriminando a los que no se llaman “Jean-Daniel” y “no tienen los ojos azules”. Según escribe Garton Ash, el joven gritaba “¿Qué égalité hay para nosotros?, ¿Qué liberté?, ¿Qué fraternité?. Maintenant, moi, je suis la France”.
Lo que se le olvida afirmar a este joven radical, y Timothy Garton Ash tampoco explica, es que, efectivamente, muchos de estos muchachos serán los europeos del mañana, pero siempre que, previamente, hayan asumido, por encima de sus particulares convicciones políticas, culturales o religiosas, que los derechos civiles y universales de las personas, representados en ese triunvirato de la égalité, la liberté y la fraternité del que este chico tanto parece mofarse, son irrenunciables y aplicables a todo el mundo. El gran problema no es que la Europa del mañana vaya a ser africana, negra, musulmana, blanca o asiática. El reto principal es conseguir que, independientemente del origen de sus ciudadanos, la Europa del siglo XXI siga siendo una geografía donde los valores prioritarios de la sociedad occidental, la tolerancia, la democracia, la pluralidad, la libertad de expresión y de creencias, y los Estados de derecho, continúen siendo los principios dominantes. Ese es el auténtico desafío.

2 comentarios:

  1. Anónimo5:27 a. m.

    Si, un desafío enorme habida cuenta de que hay países, por ejemplo Francia, donde un fascista como LePen, que se pasa por el Arco del Triunfo "los valores prioritarios de la sociedad occidental, la tolerancia, la democracia, la pluralidad, la libertad de expresión y de creencias, y los Estados de derecho", llega a una segunda vuelta en unas elecciones.

    Afortunadamente hay también Estados democráticos como el español donde medios de comunicación dirigidos por la Iglesia Católica afirman y denuncian diariamente que el Presidente de nuestro gobierno es un terrorista, un delincuente y está implicado en una conspiración terrorista internacional que acabó con 192 personas, y no pasa nada, porque el principio de libertad de expresión, aquí si que sí, es sagrado. Reserva espiritual de Occidente, con dos cojones.

    Peter P.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:52 a. m.

    El fascismo, el nazismo, la inquisición, la quema de brujas, el colonialismo, los campos de concentración, son episodios de la historia y de la cultura... ¿de qué región del mundo? Habría que vigilar que los herederos de esta cultura no pesen demasiado en la Europa del futuro...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...