miércoles, 18 de abril de 2007

En su excelente y encantandor libro “Historias de Nueva York” (Ed. RBA, 2005), el periodista Enric González, ex corresponsal del diario “El País” en la capital norteamericana, cuenta una historia deliciosa. Relata que en 1942 llegó para jugar con los YanKees de Nueva York, Lawrence Peter “Yogi” Berra, un deportista excepcional que fue considerado mejor jugador de la liga estadounidense de béisbol en los años 1951, 1954 y 1955. Según narra Enric González, lo más llamativo de este jugador no estaba en su juego, que también, sino principalmente en su utilización de las palabras y en su capacidad inmensa para construir los más asombrosos ingenios verbales. No puedo resistirme, con el permiso de González, a transcribir algunos de ellos.

-"Hay que ir con mucho cuidado si uno no sabe dónde va, porque podría no llegar"

-"Si no puedes imitarle, no le copies"

-"Corta la pizza en cuatro pedazos, no tengo tanta hambre como para comerme seis"

-"El béisbol es cuestión de cerebro en un 90 por ciento, la otra mitad es esfuerzo físico"

-"Ya nadie va a ese sitio, hay demasiada gente"

-"Se hace tarde muy temprano"

-"¿Para qué comprar buenas maletas?. Sólo se utilizan en los viajes"

-"Es un gran hotel. Las toallas son tan gruesas que casi no puedo cerrar las maletas"

-"Hay que ir a los funerales de los demás; si no no, no vendrán al tuyo"

-"El futuro no es lo que era"

-"Nunca hay que responder una carta anónima"

-"Cuando uno llega a una encrucijada debe seguir adelante"

-"Suelo hacer un par de horas de siesta. Desde la 1 hasta las 4"

-"Uno puede ver muchas cosas simplemente mirando"

-"¿Qué haría si encontrara un millón de dólares? Localizaría a quien los hubieta perdido y, si fuera pobre, se los devolvería"

-"Yo no he dicho todo lo que he dicho"

Felizmente, Lawrence Peter “Yogi” Berra sigue viviendo en Nueva York.

En la imagen, Lawrence Peter "Yogi" Berra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...