martes, 17 de julio de 2007

Roswell: los ovnis cumplen sesenta años

Acabo de ver en la CNN Internacional un interesante debate sobre los sucesos ocurridos en la localidad norteamericana de Rosewll (Nuevo Mexico), a mediados de 1947. Como casi todo el mundo sabe, el mundialmente conocido como incidente OVNI de Roswell consiste en el supuesto choque de una nave extraterrestre en esta localidad de Estados Unidos hace sesenta años. Según algunos testigos, el ejercito norteamericano habría aislado los restos del ingenio marciano e, incluso, habría ocultado a la opinión pública la existencia de varios cadáveres de seres de otros mundos.

El asunto Roswell puede considerarse como el padre de la moderna y planetaria afición por los ovnis y, de hecho, se han escrito infinidad de libros y se han rodado múltiples películas y series de televisión sobre estos acontecimientos.

Aunque los trabajos investigadores más serios y reconocidos concluyen que, con toda probabilidad, lo que cayó en Roswell fue un globo militar de máximo secreto (Proyecto Mogul), que se había diseñado para detectar posibles pruebas atómicas rusas, lo que resulta innegable es que la catarata de fenómenos ufológicos abierta por este incidente de Nuevo México y la importancia que el fenómeno ovni cobró a lo largo de la segunda mitad del pasado siglo, han convertido a Roswell en un lugar casi mítico y capital mundial indiscutible de los platillos volantes.

Personalmente, creo que los más interesantes del incidente Roswell fue su capacidad para generar historias fantásticas, para hacer volar nuestra imaginación, para exaltar las pesadillas y, sobre todo, para hacernos dirigir la vista hacia el espacio exterior. Más allá de naves de plástico, de marcianos de poliuterano y de luces que rompen inexplicablemente la oscuridad de las noches de Nuevo México, Roswell es una puerta fascinante a una de las grandes preguntas que conmueve a la humanidad: ¿Hay vida inteligente más allá de la Tierra?.

Personalmente, no tengo ninguna duda al respecto en cuanto a lo que hace referecia a que en la inmensidad del universo existen otras formas de vida inteligente, aunque me parece bastante más que improbable que seres de otros mundos quieran y puedan venir a visitarnos. En mis comienzos como periodista realicé numerosos trabajos sobre múltiples temas relacionados con la ufología, las ciencias ocultas o las investigaciones paranormales. Hablé con especialistas, interrogué a protagonistas de sucesos increíbles, visité lugares presuntamente embrujados, profundicé en los misterios sobrenaturales que nos ha legado la tradición histórica, consulté documentos secretos desclasificados del Ejército español y, al final, llegué a la conclusión de que el 99’99% de los casos relacionados con los fenómenos paranormales en general, o con los ovnis en particular, pueden ser explicados racional y científicamente.

El problema, la duda, la esperanza, el miedo y la inquietud surgen cuando se piensa en el 0’01% restante.

¿Hay alguien ahí?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...