lunes, 17 de septiembre de 2007

Frente el fanatismo islamista

Lo hemos dicho en varias ocasiones en este Blog: una de las principales amenazas que rondan actualmente a las democracias es el integrismo de corte islamista que bien a través de gravísimos atentados terroristas o bien a través de amenazas y coacciones constantes intenta, cada vez con más fuerza, y con más éxito, todo hay que decirlo, coartar derechos fundamentales de los ciudadanos occidentales.

Desde cualquier punto de vista, nuestras sociedades, política, social y culturalmente configuran la punta de lanza del desarrollo y el progreso del ser humano y estas cotas elevadas de bienestar colectivo no se han alcanzado exclusivamente por la pujanza de los medios económicos y productivos sino que también, y creo que especialmente, por el establecimiento sólido de una serie de valores y referentes sobre los que no existe, o al menos no debería existir, matiz ni excepción.

En este sentido, la defensa de la libertad de expresión, reconocida ésta como el derecho que posee cualquier ciudadano para, incluso, ridiculizar nuestras propias ideas y creencias, ha de mantenerse como un pilar inamovible e innegociable de nuestro sistema de convivencia. Por eso, que un fanático, integrista e ignorante como el líder de la organización terrorista Al Qaeda en Irak, Abu Omar al Bagdadi, haya ofrecido dinero a cambio del asesinato del artista sueco Lars Vilks, autor de una serie de caricaturas del profeta Mahoma publicadas en un diario local de este país el pasado mes de agosto, solamente puede llamarnos a escandalizarnos por lo bárbaro de la iniciativa y a reiterar nuestro compromiso contra los dictadores de las creencias y para prestar la máxima solidaridad a la víctima.

Aunque en este Blog no nos gustan las expresiones culturales o artísticas que ridiculizan los símbolos sagrados de otras personas o de otras culturas, defenderemos hasta el final el derecho de cualquier hombre o mujer a criticar, zaherir o satirizar cualquier creencia, pensamiento o ideología bajo el convencimiento de que mortificar a un movimiento político o a una fe religiosa nada tiene que ver con faltar al respeto a cada uno de los individuos que profesan ésta.

www.gonzalez-zorrilla.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...