viernes, 5 de octubre de 2007

La polémica del velo islámico en las escuelas

El debate sobre el uso del “hiyab” o velo por parte de las alumnas de religión musulmana en las aulas españolas se ha intensificado tras el caso de la niña marroquí Shaima Saidani, que al final ha acudido a su escuela después de que el Gobierno autonómico catalán obligara a un colegio público a escolarizarla, a lo que éste previamente se había negado porque la pequeña, que ya había tenido dificultades en otros centros de enseñanza, portaba el pañuelo islámico.

Con su decisión de permitir que esta niña acceda a las aulas de una escuela pública haciendo una ostentación clamorosa de sus creencias religiosas, el Gobierno autonómico catalán ha sentado, en nuestra opinión, un clamoroso precedente: a partir de ahora, cualquier estudiante va a poder asistir a sus clases luciendo la indumentaria que considere más apropiada, independientemente de cuáles son sean los usos de vestuario socialmente admitidos y sin tener en cuenta las más elementales normas de respeto hacia los demás. ¿Por qué una niña de ocho años va a poder asistir a un aula pública con un velo, que tiene un profundo significado religioso, exhibido sin recato y, por el contrario, cualquier de nuestros hijos no va a poder asistir a la misma clase luciendo estridentemente cualquier indumentaria escandalosa que considere de su gusto?. ¿Por qué, por ejemplo, hay que respetar que Shaima Saidani lleve un gran pañuelo en su cabeza y, en cambio, no se toleraría que cualquiera de nuestros hijos llegara a clase portando un gran crucifijo en su mochila?, ¿A los adolescentes sij también se les va a permitir entrar en las clases de sus institutos portando los “kispan”, las pequeñas dagas que son el símbolo de su religión y que los hombres seguidores de esta creencia portan habitualmente?.

Hay que poner fin a esta caída en picado en la más banal de las tolerancias y, definitivamente, hay que detener las constantes cargas de profundidad que se están lanzando a nuestro sistema de libertades en aras de un relativismo cultural absolutamente falsario que confunde la libertad ideológica y de creencias con la permisividad más ignorante hacia pensamientos y creencias no compatibles, cuando no ferozmente contrarias, con nuestro sistema de valores. En mi opinión, la polémica del velo se caracteriza por asentarse en una confusión: quienes amparan su uso en las instituciones públicas lo hacen defendiendo un derecho constitucionalmente reconocido a poseer y defender una determinada “diferencia cultural” pero quienes nos oponemos a esta permisividad buenista y demagoga lo hacemos en base a que creemos que la utilización del velo islámico no es tanto un uso cultural como un símbolo religioso. De hecho, los propios padres de Shaima Saidani así lo han reconocido: “Nuestra hija no se quita el velo porque es muy religiosa”. ¡Y estamos hablando de una niña de ocho años!.

El velo islámico debe de ser prohibido en cualquier espacio público porque es la punta de lanza intromisoria de una religión, la musulmana, que desprecia a la mujer por el mero hecho de serla, que no respeta a otras minorías (homosexuales) y que, en su interpretación más extrema, busca terminar con valores fundamentales de nuestras sociedades occidentales como son la laicidad, la igualdad o la libertad ideológica. En este sentido, la escuela y la universidad públicas son instituciones centrales de nuestra democracia y de nuestro marco de convivencia y no deben verse mancilladas por quienes, amparándose en la tolerancia de nuestras leyes y deseando acabar con nuestro sistema de valores, no lo respetan ni lo protegen.

Incluímos el vídeo “Submission”, la película que le costó la vida a su director, Theo Van Gogh, asesinado por un integrista islámico en una calle de Amsterdam el 2 de noviembre de 2004. Van Gogh había realizado 'Submission', centrada en el Corán y la sumisión de la mujer, basándose en el guion de la parlamentaria liberal de origen somalí, Ayaan Hirsi Ali, quien ha hecho de la lucha contra los efectos del islamismo en las mujeres su caballo de batalla.



www.gonzalez-zorrilla.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...