lunes, 19 de noviembre de 2007

“Charlie y la fábrica de chocolate” o el poderoso universo estético de Tim Burton

He visto “Charlie y la fábrica de chocolate”, la última película de Tim Burton antes de “La novia cadáver”, y, gratamente, he vuelto a reencontrarme con el Burton excepcional de “Beetlejuice”, “Eduardo Manostijeras” o “Pesadilla antes de Navidad”. Con esta película, basada en la novela homónima de Roald Dahl, el que probablemente es el mejor escritor británico de literatura infantil, Tim Burton vuelve a deslumbrarnos con su personalísimo universo estétito, con una magistral dirección de actores y con una banda sonora brillante que, elaborada por Danny Elfman, refuerza al film en toda su deslumbrante fuerza de magia y seducción. Como es habitual en sus películas, en esta “Charlie y la fábrica de chocolate” Tim Burton vuelve a construir, con mimbres utilizados para los relatos infantiles, una narración modélica que, además de deslumbrar a los pequeños, conmueve a los espectadores adultos por su enorme potencial expresivo, por capacidad de corrosión y por un humor tan tan dulce como los muchos bombones que aparecen en la pantalla. Una delicia de película, y nunca mejor dicho.
En el vídeo, una de las escenas más divertidas y surrealistas de la película.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...