lunes, 3 de diciembre de 2007

Cuando la democracia nada tiene que ver con la libertad

El periodista y escritor norteamericanano, Fareed Zakaria, director de “Newseek Internacional” y columnista de “The Washingron Post”, es probablemente en la actualidad uno de los intelectuales que más y mejor ha analizado los problemas inherentes a las democracias occidentales y, sobre todo, que mejor ha reflexionado sobre la confusión que suele establecerse entre democracia y libertad.

En sus ensayos “El ascenso de las democracias no liberales” y el “El futuro de la libertad”, Zakaria ha explicado, tal y como recordaba hace unos días el escritor Ibsen Martínez en “El País”, cómo “regíemenes democráticamente electos, a menudo, regímenes que han sido reelectos o reafirmados en virtud de referenda, están ignorando rutinariamente los límites constitucionales al poder y despojan a sus ciudadanos de derechos y libertades básicos. Ya se trate del Perú o de la Autoridad Palestina, de Sierra Leona o Eslovaquia, de Paquistán o las Filipinas, asistimos al ascenso de un perturbador fenómeno internacional: la democracia no-liberal”. Zakaria señala que el imperio de la ley, la separación de poderes y las libertades básicas, que habitualmente se consideran como la base del “liberalismo constitucional” son teóricamente diferentes e históricamente distintos de la democracia a secas.

En este sentido, y ahondando en este tema, recuerdo que hace unos cuantos años leí una entrevista con Zakaria en la que explicaba perfectamente cuáles son, en su opinión, las diferencias entre democracia y lbertad. “Hay que recordar”, explicaba Zakaria, “que la libertad trajo la democracia a Occidente y no al revés. Es importante que protejamos los derechos individuales frente a la propia democracia. Independientemente de lo que diga la mayoría, hay derechos que son sagrados para todos los seres humanos. La democracia ha pasado de ser una forma de gobierno a una forma de vida: hay 119 países democráticos, el 62% de los Estados del mundo. La democracia es la única fuente de legitimidad política, pero tiene un lado oscuro. Hay regímenes elegidos democráticamente que privan a sus ciudadanos de derechos fundamentales, como Perú, Venezuela, los territorios palestinos, Ghana y otros”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...