miércoles, 6 de febrero de 2008

Lulu.com


Se habla mucho de cómo el libro electrónico en general, y las nuevas tecnologías en particular, van a influir en el futuro de la imprenta y en el mundo de la edición tal y como hoy lo conocemos. Pero, en mi opinión, el porvenir de las publicaciones en papel no se encuentra, ni mucho menos, cuestionado por los numerosos desarrollos electrónicos que aparecen un día sí y otro también y que permiten la posibilidad de acceder a múltiples y variados textos desde todo tipo de pantallas. Creo que el libro de papel es un producto magnífico, que cumple a la perfección los objetivos de uso para los que fue creado, y que, por ello, aún tiene mucha vida por delante, aunque cada vez en mayor medida vaya a convivir, y a complementarse, con otros tipos de acceso a la lectura -ordenadores, agendas electrónicas, teléfonos móviles, etc.-. Pueden leer una análisis más concreto sobre el libro tradicional y el libro electrónico, clicando aquí.

Dicho esto, hoy quiero dejar constancia aquí de una iniciativa que, por sus características, no solamente no va a poner en peligro el mundo del libro sino que va a potenciarlo hasta límites insospechados, aunque sí puede poner en serios y muy graves aprietos al mundo editorial. Se trata de Lulu.com, una iniciativa empresarial de Bob Young (en la fotografía), presente ya en ochenta países, que permite a cualquier persona editar su propio libro. El proceso es muy sencillo: uno crea su texto, abre gratuitamente una cuenta en Lulu.com, sube su escrito e, inmediatamente, éste es convertido en un formato listo para ser publicado. El autor bosqueja su propia portada y contraportada, incluyendo las tipografías, imágenes y recursos de diseño que considere más oportunos, y el libro queda listo para entrar en imprenta. Llegados a este punto, el mismo autor pone el precio al volumen, partiendo de unos valores mínimos ya definidos y que tienen en cuenta los costes de impresión y el beneficio que, lógicamente, ha de obtener Lulu. A partir de aquí, el libro puede adquirirse ya en la web de Lulu y, aquí radica la clave de todo el proceso, solamente se imprimirá cuando un comprador solicite uno o varios ejemplares. De este modo, se evita cualquier coste previo, tanto para el autor como para el editor, y se evita cualquier stock de ejemplares del libro sin vender.

Bob Young define claramente en qué consiste su proyecto: “(...) Me fijé en la música, el cine y las editoriales que en vez de tratar de sacar partido de la Red, no hacen más que luchar contra la Red. Internet está cambiando las cosas, permite que todo el planeta hable con todo el planeta, pero los editores prefieren que todos los autores hablen con ellos, y después decidir qué es lo que llega a los lectores. No entienden Internet. El paradigma que dibujamos con Lulu.com es como el de eBay respecto a Christie’s y Sotheby’s. Estas dos son casas de subastas tradicionales, y eBay transfomó su modelo de negocio, ahora gana 44.0000 millones de dólares al año, sin tocar para nada su negocio. Lulu está haciendo lo mismo con las editoriales a las que no creo que hagamos daño, y que hacen un trabajo excelente, pero hay otra categoría de libros como hay otra categoría de subastas en eBay. Nosotros ponemos las herramientas para que se puedan publicar estas obras pero sin intermediarios. Ya tenemos un millón de autores, y publicamos 200.000 libros al mes. No son malos, si no que el mercado para esos libros es muy pequeño (...) ”

1 comentario:

  1. Don José Antonio Zarzalejos Nieto, cesado como Director de ABC.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...