martes, 25 de marzo de 2008

Sexo, robots y emociones


“Toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. No he podido dejar de pensar en esta frase del fallecido Arthur C. Clarke al leer recientemente un reportaje en “Le Monde” en el que, basándose en los más recientes avances tecnocientíficos, se describía cómo será el amor en el año 2050.

El artículo explica que según David Levy, un investigador británico en inteligencia artificial, en el año 2050 los robots “se nos parecerán de tal modo, tanto en el plano físico como comportamental”, que habrá seres humanos que quedarán prendidos ante los encantos cibernéticos y mantendrán con los androides relaciones sexuales.

David Leavy, que va a publicar en la editorial HarperCollins un libro titulado “Love and sex with robots”, señala, convencido, que la cuestión hoy en día no estriba tanto en saber si los seres humanos harán el amor con los robots como conocer cuándo este comportamiento será algo habitual. En su opinión, esto llegará cuando se consiga dotar a las máquinas de emociones empáticas, que es la base esencial de este proceso, ya que solamente así los robots podrán responder con acierto a los sentimientos de los seres humanos. Por ahora, queda bastante camino por recorer: los autómatas actuales apenas saben distinguir a dos individuos que permanecen juntos frente a sus ojos electrónicos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...