miércoles, 21 de mayo de 2008

El fascinante mundo mítico de los “Gormiti”

Quien tenga un hijo entre los cuatro y los diez años de edad muy probablemente sabrá quiénes son los “Gormiti”. Se trata de unos personajes de aspecto siniestro, monstruoso, violento, mitológico, extrañamente atractivo y brutal que, como no podía ser de otra forma, causan furor entre los más pequeños y entre los adultos aficionados a los juegos de rol. De hecho, los “Gormiti”, que están comercializados por el grupo italiano especializado en productos lúdicos para niños Preziosi, nacieron como los personajes de un juego de mesa que, dado su éxito, rápidamente pasó a venderse de mil formas diferentes, aunque la más exitosa de todas ellas es la que presenta a los “Gormiti” en figuras de plástico de unos cinco por cinco centrímetros que hacen las delicias de los más jóvenes.
Hoy quiero hablar de los “Gormiti” porque me ha llamado la atención la forma en la que los arquetipos míticos se suceden irremediablemente a lo largo del tiempo generando en los seres humanos, siglo tras siglo, milenio tras milenio, idéntica sensación de fascinación, atracción, expectación y miedo. Y es que resulta llamativo cómo los “Gormiti” que hoy tanto seducen a nuestros hijos retoman los mitos clásicos, especialmente los de origen griego, para dar lugar a un conjunto espectacular de pequeños dioses que, como en la tradición helena o latina, también reinan sobre los aguas, los cielos, el fuego y la tierra. De hecho, los “Gormiti”, los invencibles señores de la naturaleza, engarzan, incluso, con las creencias más primales de los seres humanos, aquellas que dibujaban un mundo donde lo misterioso, lo inexplicable, lo mágico e, incluso, lo espiritual estaba siempre relacionado con el orden natural de las cosas. Rescatando estas querencias primales, los “Gormiti” se han dividido, y así se ofrecen ante nuestros hijos expectantes, en pueblos del aire, de la tierra, del fuego, del agua y del bosque, teniendo cada grupo sus propias tradiciones, sus jefes y sus individuos más destacados. Y si hablamos de mitos, entre los señores de la naturaleza no podía faltar también una de las grandes narraciones que han seducido siempre a los seres humanos desde el origen de los tiempos: la del diablo. En el pueblo de Gorm, éste tiene su propio nombre: “Horror Profundo”.




1 comentario:

  1. Anónimo2:52 a. m.

    soy thiago y mi puffle se pelea con mi gormiti

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...