martes, 2 de septiembre de 2008

El encanto sencillo de Arrecife (Lanzarote)



He pasado unos días en Arrecife, la capital de Lanzarote, y he descubierto una ciudad distinta que apenas recordaba de otras ocasiones en las que había visitado la isla canaria. Arrecife, con más de medio siglo de historia a sus espaldas, es hoy una urbe extrañamente mestiza, con una línea costera hipnótica, y con algunas zonas a medio levantar, como si nadie supiera demasiado bien qué es lo que va a nacer allí.

Hay algo especial en esta tierra tan mágica como el resto de Lanzarote, una luz blanca y espesa, un viento eterno, una calma perenne en las calles que apela al visitante a enfrentarse a la vida de una forma ni mejor ni peor, pero siempre diferente. Arrecife es hoy una de las pocas capitales de España que luce con elegancia y modestia sus influencias europeas, africanas y americanas, y es también uno de los pocos lugares de este país donde la multiculturalidad se ha convertido en asimilación sin ningún tipo de drama.

Volveremos a Arrecife, sin duda, porque además de todo esto y del hablar perpetuo del Atlántico que lo empapa todo, hay en esta tierra magnética excelentes alojamientos como el Gran Hotel, magníficos bares como La Recova, restaurantes encantadores en el Charco de San Ginés donde disfrutar de unos estupendos pescados locales a la brasa e, incluso, un par de librerías muy interesantes que para sí quisieran algunas capitales de provincia más grandes, peninsulares y ostentosas. ¿Qué más se puede pedir?.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...