jueves, 23 de octubre de 2008

El imparable empuje del pensamiento mágico


Cuando más avanzan la ciencia y la tecnología, más crecen y con más fuerza resurgen las creencias irracionales en los fenómenos extraños, en la parapsicología y en lo paranormal. Posiblemente, el temor soterrado a lo que nos depara el futuro y el miedo a unos desarrollos tecnocientíficos que retan al máximo nuestra capacidad de comprensión se encuentran detrás de esta tendencia general a buscar apoyo en los siempre sectarios cazadores de misterios.
Pero, en mi opinión, esta querencia suicida tiene mucho que ver también con la pérdida de referentes, el vacío ideológico y la futilidad intelectual que caracteriza a buena parte de nuestra sociedad. En un tiempo histórico como el actual, en el que se han quebrado los grandes relatos políticos, en el que los metadiscursos filosóficos han sido dinamitados y en el que las religiones tienden a moverse entre el desleimiento o la fanatización, los espacios espirituales que todos los humanos necesitamos ocupar tienden a ser llenados por múltiples titiriteros místicos con una especial habilidad para venderse en los medios de información.
Creacionismo, sectas, ovnis, avistamientos de mónstruos, milagros espirituales y curanderismo hacen hoy, más que nunca, su agosto. Y, lo que es peor, inundan con sus engaños los espacios comunicaticos y culturales que habrían de dedicarse a la reflexión seria, rigurosa y científica sobre las muchas esperanzas y los grandes retos y desafíos que esperan a la humanidad.
Un ejemplo de esto que comentamos. En las últimas horas, he visto en medios de comunicación serios varias informaciones más o menos circunspectas sobre ovnis detectados por la aviación británica, sobre una serie de supuestos milagros ocurridos en tierras de Andalucía (España) y sobre el descubrimiento de huellas del Yeti en el Himalaya (ver vídeo adjunto).
Por cierto, en las principales estanterías de las grandes librerías se encuentra, siempre destacada, una obra del joven escritor norteamericano Max Brooks, hijo del célebre cineasta Mel Brooks y de la muy y merecidamente galardonada actriz Anne Bancroft. Pues bien, el gran éxito de Max Brooks es una novela (ficción) bañada con el barniz de un gran reportaje periodístico (no ficción). La obra se titulada “Guerra Mundial Z: Una Historia Oral de la Guerra Zombi" y, en ella, el autor narra la historia de la incesante batalla que la humanidad, en el más profundo secreto, mantiene contra los ejércitos de los muertos. Un trabajo muy divertido, si no se vendiera como un documento del mejor periodismo de investigación.
Los jinetes del pensamiento mágico avanzan imparables y, por ello, hoy más que nunca, debemos de ser conscientes de que ir contra el método y la razón científica es ir contra la base misma de la democracia y de la convivencia en libertad.

www.gonzalez-zorrilla.com
Tienda Blog de Raúl González Zorrilla



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...