martes, 25 de noviembre de 2008

Emociones neoyorquinas

Si alguien que jamás ha salido de su tierra desea conocer el mundo en unos pocos días, es suficiente con que realice un viaje a Nueva York. La capital del planeta es para mí una ciudad imprescindible porque en ella se encuentran, en un exceso fascinante, algunas de las cosas que más aprecio: los pubs, la mejor arquitectura de principios del pasado siglo, los grandes musicales, la Quinta Avenida, el Lexington Hotel, los hot-dogs callejeros, el Metropolitan, un paseo por Central Park, las más fastuosas librerías del mundo.
En más de una ocasión he dicho que si algún día desaparezco de repente y alguien desea encontrame hará bien en acercarse a Nueva York. Probablemente estaré allí, callejeando por sus avenidas, respirando los aromas del más exitoso proceso de mestizaje que ha tenido lugar jamás, mirando los escaparates de las tiendas de lujo y comprando en pequeños bazares, probando la más descomunal oferta gastronómica que alguien pueda imaginar, viendo nevar en la desembocadura del río Hudson, descansando en Ellis Island o tomando un magnífico café en el precioso jardín interior del MOMA (Museum of Modern Art).
Nueva York siempre será algo muy parecido a mi hogar.

www.gonzalez-zorrilla.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...