lunes, 3 de noviembre de 2008

Los posmodernos Pet Shop Boys se convierten en unos clásicos



Neil Tennant y Chris Lowe, miembros del dúo británico Pet Shop Boys (PSB), van a recibir un prestigioso galardón que el jurado de los Premios BRIT —los Grammy británicos— reserva para aquellos que hayan destacado por su "extraordinaria contribución a la música".
El director de los Premios BRIT, Ged Doherty, ha explicado que "desde su primer premio BRIT, hace 20 años, Neil y Chris han dado a luz a un fantástico tejido musical que se ha convertido en la banda sonora de toda una generación". "Desde entonces, los Pet Shop Boys se han convertido en uno de los grupos más influyentes de la era moderna y se merecen recibir este galardón", ha dicho.

El dúo ha vendido cerca de 50 millones de discos en todo el mundo, ha sido cuatro veces número uno en la lista de sencillos más vendidos en Reino Unido y ha llegado a lo más alto del 'top ten' británico en 22 ocasiones.

Pero lo más importante es que Tennat y Lowe han sabido captar mejor que nadie las esencias de un tiempo que se desvaneció para siempre con el atentado islamista contra las Torres Gemelas de Nueva York, en el que murieron más de 3.00 personas. El mundo que representaban y retrataban los PSB era un territorio caótico, divertido, contradictorio, esperanzado, posmoderno, irónico y frívolo. Ellos mismos lo definieron perfectamente en uno de sus primeros temas, “Paninaro”, de 1986, que podemos ver íntegramente en el vídeo adjunto: “Passion and love, sex, money, violence, religion, injustice, death, paninaro, girls, boys, arts, pleasure, girls, boys, arts, pleasure, food, cars, travel, food, cars, travel, travel, new york, new york, new york, new york, paninaro, Armani, armani, Versace, cinque”. Así era nuestra vida.
Las canciones de los Pet Shop Boys eran, efectivamente, la banda sonora de una generación, la nuestra, pero eran, sobre todo, el gran acompañamiento orquestal que musicalizó la caída de los últimos grandes referentes ideológicos del siglo XX, que punteó lo que se conoció como el final de la historia y que ilustró armónicamente la implosión de la modernidad. Pero la posmodernidad entonada por los Pet Shop Boys fue solamente un paréntesis muy corto de tiempo, un breve, ingenuo y feliz lapso de tiempo entre 1989 -fecha de la caída del Muro de Berlín- y el 11 de septiembre de 2001. Después llegarían tiempos más duros, mas difíciles, más convulsos y muchos más extraños, como los que tan bien habría de orquestar otro músico británico sin parangón: Burial, en su excepcional e inolvidable “Untrue”, del que ha hemos hablado aquí.

Web de Raúl González Zorrilla
Tienda del Blog de Raúl González Zorrilla




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...