miércoles, 5 de noviembre de 2008

Presidente Obama


Barack Obama es el nuevo presidente de los Estados Unidos y, sin lugar a dudas, es el primer gran líder norteamericano del siglo XXI. Su actividad como el mandatario más poderoso del mundo comienza en un momento extremadamente complejo, tanto para su país como para el resto del planeta.

Su llegada a la Casa Blanca se produce en un marco de profunda recesión económica, con el ejército más poderoso del globo varado en una guerra iraquí de la que ahora no puede fácilmente salir y con la capacidad de liderazgo de la gran nación americana en sus niveles más bajos de las últimas décadas.

Pero lo más importante es que Barack Obama es un gobernante nuevo para el mundo radicalmente diferente que comenzó a surgir tras los ataques terroristas contra Nueva York y Washington del 11 de septiembre de 2001. Obama, que probablemente es el primer presidente de Estados Unidos que va a tener que enfrentarse a desafíos radicalmente globales, habrá de gestionar con habilidad y prudencia el mundo multipolar nacido en los últimos años tras la conversión de países como China, India, Rusia y Brasil en nuevas superpotencias mundiales; habrá de luchar firme pero legalmente contra un terrorismo islamista extremadamente fanatizado que “de facto” ha conseguido crear auténticos estados en amplias regiones de Afganistán, Pakistán o Sudán; tendrá que proseguir con la labor, tan necesaria y tan americana, de extender los principios fundamentales de la democracia liberal a lo largo y ancho del planeta; deberá conducir a su país, el principal dilapidador mundial de energía, a las exigencias medioambientales de Kioto; y tendrá que convertirse en un hábil estratega capaz de mantener la autoridad referencial de Estados Unidos en el mundo mediante la utilización pertinente y acertada de lo que se conoce como estrategias de “poder blando” (influencia ética, política, ideológica y cultural), dejando las acciones exclusivamente militares como última alternativa.

Además de todo esto, Barack Obama habrá de gobernar un país que exige mantener sin demasiados esfuerzos su actual nivel de vida, que demanda un mayor reparto de la riqueza, que pide inspeccionar la tendencia al desmán que permanentemente presentan algunos de los representantes más conspicuos del capitalismo extremo, que desea mantener la calidad de su oferta educativa para los jóvenes, que demanda que sus empresas continúen siendo referentes mundiales y cuyos ciudadanos anhelan sentirse, nuevamente, seguros y protegidos en un mundo que durante los últimos años han sentido como un territorio agresivo e inhóspito.

En el histórico discurso que pronunció en Denver el pasado 28 de agosto en el momento de aceptar su candidatura como candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, (disertación que muchos analistas consideran ya como una referencia política básica para los próximos años), Barack Obama sentó las bases de su programa de Gobierno y dibujó algunas de las medidas que pondría en marcha en el caso de que llegará a la Casa Blanca. Ya está en ella. Ahora, Estados Unidos y el mundo le miran.

“Barack Obama: Discurso en Denver. Versión inglés-castellano”



Vídeo de una de las intervenciones más brillantes del nuevo presidente de Estados Unidos





Web de Raúl González Zorrilla
Tienda Blog Raúl González Zorrilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...