miércoles, 12 de noviembre de 2008

Treinta años sin Norman Rockwell

Hace treinta años ya de la desaparición de ese gran artista que fue Norman Percevel Rockwell, más conocido, simplemente, como Norman Rockwell.
Nacido en Nueva York el 3 de febrero de 1894 y fallecido en la localidad norteamericana de Stockbridge el 8 de noviembre de 1978, durante las tres décadas que hace ya de su muerte, la admiración, el aprecio y la pasión por el trabajo de este artista han ido creciendo sin parar.
Norman Rockwell fue pintor y fotógrafo, pero, sobre todo, fue un ilustrador genial como no ha habido otro y sus imágines siempre sorprendentes, llamativas, juguetonas, inocentes e irónicas retratan excepcionalmente la esencia de la sociedad norteamericana en el pasado siglo.
Ya desde pequeño, Norman Rockwell había dado muestras de poseer un gran talento para el dibujo y su afición infantil pasó a convertirse en su forma de vida cuando en 1916, contando apenas 22 de edad, fue contratato como ilustrador oficial del “Saturday Evening Post”, una revista de gran tirada dedicada a la información de actualidad y sociedad.
En las páginas de esta publicación, en la que trabajó hasta 1963, Rockwell dejaría constancia de su visión del “american way of life” y allí daría luz a la mayor parte de su obra, que se completó de un modo extraordinario con las imágenes publicitarias históricas que este artista genial creó para marcas como McDonalds’s o Coca-Cola.
A pesar de su éxito en vida, Rockwell, que siempre había reconocido al gran ilustrador Joseph Christian Leyendecker como su modelo e inspiración, atravesó por momentos de leves depresiones y por etapas en las que se quejaba de que "nunca iba a poder crear una gran obra, una obra maestra", sintiéndose sobrecogido por el trabajo de otros artistas y en ocasiones infravalorado.
A pesar de ello, Norman Rockwell consiguió retratar mejor que nadie los años cincuenta y sesenta en Estados Unidos, consiguiendo que sus imágenes navideñas, de familias reunidas, de viajes en automóvil, de heladerías con niños y de interiores de tiendas se hayan convertido ya en símbolos de un país, Estados Unidos, pero, sobre todo, en emblema de una época que ya se ha ido para siempre. Incluso, en una obra como “El entendido” (1962) Rockwell se permitió cierto sarcasmo, representando a un hombre de espaldas observando con pose afectada un cuadro perteneciente al expresionismo abstracto, típico de pintores como Jackson Pollock o Anselm Kiefer, por los que Rockwell se sentía atraído.
En 1963, Rockwell puso fin a una relación de casi cincuenta años con el “Saturday Evening Post” y comenzó a trabajar para “Look Magazine”, donde pintó algunos de los cuadros que reflejaban sus preocupaciones más profundas: los derechos civiles, la guerra deAmérica contra la pobreza o la exploración del espacio.
En 1973, Rockwell estableció un contrato para preservar su herencia artística, cediendo sus trabajos a la "Old Corner House Stockbridge Historical Society", que más tarde se convertiría en el museo Norman Rockwell de Stockbridge.
En 1977, este ilustrador recibió el honor civil más alto que se puede obtener en Estados Unidos, la Medalla Presidencial de la Libertad, por sus "retratos vivos y cariñosos de nuestro país."
Murió en su hogar en Stockbridge, con 84 años de edad, después de haber realizado más de 4.000 ilustraciones y de haber ilustrado más de 40 libros, entre los que destaca el eterno y tremendamente popular “Las aventuras de Tom Sawyer y Huckleberry Finn”.

Acceso al Museo Norman Rockwell




A continuación, ofrecemos dos vídeos sobre la figura de Norman Rockwell. El primero de ellos es un completo repaso a algunas de sus obras más significativas. El segundo analiza su vida y su trabajo como ilustrador.







Web de Raúl González Zorrilla
Tienda Blog de Raúl González Zorrilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...