lunes, 1 de diciembre de 2008

La elegancia de “Eleventh hour” o cómo Jerry Bruckheimer vuelve a dar en el clavo

Una vez más, Jerry Bruckheimer, uno de los principales productores de televisión de Estados Unidos que cuenta en su haber con éxitos como las tres versiones de “CSI”, “Sin rastro”, “Caso abierto” o “The mentalist” ha vuelto a dar en el clave con un nuevo y magnífico producto. Se trata de “Eleventh hour”, una trama que, inspirada en una miniserie que se emitió en la televisión británica hace un tiempo, vuelve a jugar con los elementos que más éxito han dado a Bruckheimer en los últimos años: buenas historias policiacas, sofisticados argumentos tecnocientíficos, personajes impactantes y guiones sorprendentes que, en esta ocasión, rozan la ciencia-ficción.
“Eleventh hour” presenta la historia de Jacob Hood (Rufus Sewell), un hombre de ciencia intuitivo, metódico, deslumbrante, lúcido e introvertido a quien el FBI contrata como analista para resolver casos relacionados con la ciencia y la tecnología que pueden poner en riesgo la seguridad del país. Ante la importancia del trabajo que desempeña Hood, se le asigna como pareja a una joven policía, llamada Rachel Young e interpretada por Marley Shelton, que sí sabe de cómo defenderse y defender a los demás...




Una cuidada producción


Vistos los dos primeros episodios que acaban de emitirse en Estados Unidos, “Eleventh hour”, como los demás productos Bruckheimer, atrapa al espectador por sus tramas y sus historias y sus personajes, pero, en esta ocasión, además, la producción tiene un valor añadido consiguiendo una muy cuidada puesta en escena que intensifica los tonos de neón metálicos, fríos, oscuros, impactantes y extrañamente sombríos que nos hacen evocar con añoranza los ambientes cada vez más lejanos en el tiempo de “Blade Runner”.
La fascinante, hermosa y amenazadora ciudad de Seattle que se presenta en “Eleventh hour” recuerda mucho en sus texturas húmedas, en sus reflejos acuosos, en sus territorios industriales y en sus espacios desolados a la película de Ridley Scott. Tanto es así que, incluso, el nombre ficticio de la protagonista, Rachel Young, bien podría ser un sutil homenaje a la mítica Rachel interpretada por Sean Young en el film protagonizado por Harrison Ford.
“Eleventh hour” es una serie elegante, entretenida, hipnótica, impactante y sugestiva que, curiosamente, coincide en su temática tecnocientífica-policial con “Fringe”, la nueva y, en mi opinión fallida, serie de J. J. Abrams (“Perdidos” - “Lost”-).
Háganse un favor: en cuanto puedan, véanla. Mientras tanto, les ofrecemos un vídeo introductorio.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...