lunes, 15 de diciembre de 2008

¿Un nuevo periodismo? Internet se convierte en el medio de comunicación más utilizado en España


Las últimas investigaciones sobre consumo comunicacional revelan que Internet se ha convertido ya en el medio de información más utilizado en España, con 12 horas a la semana por internauta, algo más de un punto por encima de la televisión, cuyo consumo es de 11,7 horas por semana, un 11% menos que en 2004.
El estudio europeo "Mediascope", realizado por la Asociación Europea de Publicidad Interactiva (EIAA), que es el que ha puesto al descubierto esta tendencia, señala, además, que mientras la televisión, la radio y la prensa escrita tienen picos de consumos en determinadas franjas horarias, Internet posee un consumo elevado, constante y heterogéneo en sus usos durante el periodo de tiempo más prolongado, de las 10 horas a las seis de la mañana.
Concretamente, 178 millones de europeos, que representan el 60% de la población, se conectan regularmente a Internet una media de 12 horas por semana, de los que 18,4 millones son españoles, sobre todo los que tienen entre 35 y 54 años.
Este poderoso empuje de Internet está arrastrando a la mayor parte de los medios de comunicación y a muchos periodistas a publicar gran parte o la totalidad de su producción informativa en la Red y, consecuentemente, esto ha generado una situación nueva, desconocida hasta ahora: en todo el mundo, 125 periodistas se hallaban encarcelados al pasado 1 de diciembre debido a su trabajo y el 45% de ellos trabaja para medios en Internet, según recoge la Comisión para la Protección de los Periodistas (CPJ).
De acuerdo al CPJ, al menos 56 informadores en Internet están encarcelados en todo el planeta, una cifra que supera por primera vez el número de reporteros de prensa escrita confinados. El documento indica, además, que por décimo año consecutivo, China está a la cabeza con el mayor número de periodistas en la cárcel. En ese país, 24 de los 28 reporteros en prisión trabajan para medios en Internet y la lista incluye al “bloguero” Hu Jia, quien cumple tres años y medio de cárcel por hacer comentarios y entrevistas criticas sobre el Partido Comunista. Le sigue en esta lista infame, Cuba, con 21 periodistas encarcelados, mientras que Birmania mantiene a 14 informadores en prisión.

¿UN NUEVO PERIODISMO?

Pero, ¿el periodismo en Internet es un nuevo periodismo?. En mi opinión, rotundamente, no. El periodismo del siglo XXI, tal y como ya se definía en el siglo XIX, responde a una tipología muy clara: hay un buen periodismo, que contrasta fuentes, que argumenta las opiniones, que refleja un amplio abanico de posiciones ideológicas, que contextualiza los sucesos y que explica los acontecimientos; y hay un mal periodismo, que busca el sensacionalismo, que no pretende informar sino adoctrinar y que permanentemente muestra su sumisión a los más diversos poderes políticos, económicos y culturales.
Cambian los medios, pero no cambia la esencia de la información. Un buen periodista continúa siendo alguien que relata con precisión algo relevante y novedoso, que lo cuenta pronto, que explica la importancia de lo que está narrando y que, además, en determinadas ocasiones, ofrece su propia opinión sobre el tema. Pueden cambiar los medios, pueden cambiar - y mucho - las formas de trabajar de los profesionales, pueden cambiar las maneras de financiarse las empresas periodísticas y pueden cambiar - de una forma abrumadora - los recursos tecnológicos asociados a la profesión. Pero la esencia del periodismo no cambia.
Arturo Pérez Reverte, hoy novelista de éxito, lúcido articulista y en tiempos pasados periodista de amplia experiencia, lo ha descrito con admirable precisión. Preguntado sobre si los cambios tecnológicos actuales tendrán su repercusión en la literatura, responde con algo que puede aplicarse perfectamente al periodismo: "Todo puede ser interesante, siempre y cuando no sea huérfano. Lo malo es la orfandad, no la modernidad. Tú no puedes contarle historias como Henry James a un lector de ahora, pero tampoco puedes renegar de James, Dickens, Balzac o Cervantes, ni de Homero. Lo que hay que hacer es mantener el vínculo que une a esos autores con el lector del siglo XXI, ahí está el talento narrativo de cada cual. Una modernidad huérfana, sin vínculo con la gran literatura, está condenada a extinguirse".

En el vídeo adjunto, unas lúcidas declaraciones del experto colombiano Javier Darío Restrepo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...