martes, 3 de febrero de 2009

El "Día de la Marmota" es el día de "Atrapado en el tiempo"

El pasado 2 de febrero, y como todos los años, se ha vuelto a celebrar el “Día de la Marmota” (“Groundhog Day”) en la localidad norteamericana de Punxsutawnew (Pensilvania). Cuenta la leyenda que el 2 de febrero de cada año las marmotas se despiertan brevemente de su hibernación, y si, al salir al aire libre, se puede ver su sombra sobre el terreno, tal y como ha ocurrido este año, el invierno durará al menos seis semanas.
Probablemente, este ritual protagonizado por la marmota más famosa del mundo, llamada Phil, solamente sería una tradición nacional más si no hubiera sido por la magnífica comedia, convertida ya en un gran clásico, titulada “Atrapado en el tiempo”, estrenada en 1993 y protagonizada por Bill Murray y Andie MacDowell.
Este film, que tuvo un gran éxito en su época, fue dirigido por Harold Ramis y narra la historia del arrogante, resentido y quejoso meteorólogo de una cadena de televisión, Phil Connors (Bill Murray), que acompañado de su nueva redactora Rita (Andie MacDowell), acude con su técnico de grabación a Punxsutawney a cubrir informativamente “El Día de la Marmota”. Realizadas las tomas del despertar del animal y transmitidas por televisión, el pequeño grupo se dispone a regresar a Pittsburg, cuando una tormenta de nieve les obliga a pasar la noche en el pueblo.
A la mañana siguiente suena el despertador con la misma música del día anterior (“I Got You Babe”, de Sonny & Cher) y, a medida que se prepara para salir a la calle, un desconcertado Connors se va dando cuenta de que está viviendo de nuevo el día de la marmota. Tras repetirse varias veces esta situación, comienza a pensar que no tiene sentido vivir día tras día lo mismo, por lo que decide cambiar drásticamente los acontecimientos aprovechando la información que obtiene cada jornada para beneficiarse "al día siguiente". Al comprobar que con su táctica no consigue ningún resultado, especialmente en lo que hace referencia a enamorar a su compañera redactora, Phil decide suicidarse pensando que nunca saldrá del bucle temporal. Pero tampoco tiene suerte en esa tarea, y cansado, comienza una vida diaria haciendo el bien a quien necesite.
La película, por su finísimo sentido del humor, por su irónico retrato de la competividad laboral, por su habilidad a la hora de reflejar con precisión la vida cotidiana en una pequeña localidad rural y por la originalidad de su argumento, se ha convertido, con el paso del tiempo, en un pequeño gran clásico. Y es que “Atrapado en el Tiempo” es, efectivamente, una comedia romántica, una historia fantástica y una cinta con grandes dosis de humor, pero es, sobre todo, una película que supura un sencillo humanismo y una agradable espiritualidad responsables, en mi opinión, de su fuerte resistencia al paso del tiempo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...