domingo, 30 de agosto de 2009

El misteroso encanto de "El Aborigen" de Arrecife

Hay en Arrecife, la capital de la isla canaria de Lanzarote, un bar muy especial que aún conserva toda la fiereza de las antiguas tabernas de los años cincuenta del pasado siglo, pero que, sobre todo, encierra entre sus cuatro paredes todo la fuerza mestiza de esta ciudad que luce con elegancia y modestia sus influencias europeas, africanas y americanas, y que es también uno de los pocos lugares de España donde la multiculturalidad se ha convertido en asimilación sin más dramas que los estrictamente necesarios.
Siempre que regreso a Arrecife, y espero hacerlo muchas veces más, saboreo con calma un café en la terraza de "El Aborigen", porque en esta cafetería, como en el resto de la ciudad, se siente la presencia poderosa del cercano e inmenso del Atlántico y porque en la barra ajada de este local se palpa como en pocos otros lugares el caminar especial del tiempo en las regiones insulares y el no menos fascinante tumulto de pasiones, inquietudes, esperanzas, miedos y derrotas que a menudo los seres humanos desgranamos frente a una jarra de cerveza.
En "El Aborigen" conviven los policías del acuartelamiento cercano con los inmigrantes ilegales recién llegados a las islas, los pescadores que desayunan tras una larga noche de pesca y los comerciantes que venden todo tipo de cacharrería electrónica, los ladronzuelos de poca monta y los ancianos que han visto pasar mucho y de todo en los alrededores del bello charco de San Ginés. En "El Aborigen" se consume, en fin, esa vida que en las islas, como todos sabemos, siempre es diferente.

Reportaje sobre el Gran Hotel de Arrecife


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...