martes, 22 de septiembre de 2009

La mejor ciencia-ficción renace en el cine

Nadie duda de que desde hace unos años no corren buenos tiempos para la ciencia-ficción, tanto en su vertiente literaria como audiovisual, pero, al menos en las salas de cine, estamos viendo conatos de resistencia que, según parece, se mantendrán vivos durantes los próximos meses.

Toda ha comenzado con la llegada de “Disctric 9” (“Distrito 9”), ese éxito inesperado en Estados Unidos que ha aterrizado en Europa cargado de frescor, atrevimiento, originalidad y una de las cosas que más echábamos en falta en las más recientes producciones de ciencia-ficción: frescura narrativa y descaro a la hora de contar una historia. “Distrito 9” es una magnifica película neozelandesa dirigida por el debutante Neill Blomkamp, y producida por el siempre sagaz Peter Jackson (“El señor de los anillos”). La historia da una vuelta de tuerca importante al tema de la presunta llegada de alienígenas a la Tierra y su puesta en escena, como si se tratara de un documental informativo, resulta absolutamente demoledora.

Para las próximas semanas se espera también la llegada de “Moon”, el primer film de otro debutante: Duncan Jones, el hijo director de cinematográfico del cantante David Bowie. La historia de “Moon”, que bien podría ser una nueva relectura del clásico “Solaris”, se fija en Sam Bell, un minero que está llegando al final de su contrato de tres años en un solitario puesto de minero en la Luna. Su única compañía en el satélite terrestre es el equipo de la estación espacial, Gertie, un sistema informático inteligente que comenzará a fallar según comienzan a ocurrir una serie de sucesos inexplicables. Tensión, ritmo y una trama bien planteada, es lo que promete “Moon”.

Dirigida por Jonathan Mostow, también se acerca el próximo estreno de “Los sustitutos”, un film protagonizado por Bruce Willis y Radha Mitchell que, convertidos en dos agentes del FBI, habrán de investigar el misterioso asesinato de un estudiante universitario relacionado con el hombre que participó en la creación de un gran fenómeno high-tech: “Los sustitutos”. Se trata de un sistema que permite a cualquier persona comprar versiones perfectas de sí mismos que pueden controlarse por control remoto. Pero, en un mundo de clones, copias y máscaras, el film plantea una cuestión fundamental: ¿Quién es inocente?, ¿Quién es culpable? y, sobre todo, ¿quién asume las responsabilidades?

En las próximas semanas también podremos ver “La carretera”, protagonizada por Viggo Mortensen y Charlize Theron, poniéndose en el papel de los protagonistas de la fantástica novela de Cormac McCarthy, una de las grandes obras literarias de los últimos años de la que hemos hablado ampliamente en este blog.

Para el 18 de diciembre se estrenará en España la esperada nueva película de James “Titanic” Cameron: “Avatar”. El film, que llega auspiciado por numerosos y exaltados comentarios sobre sus maravillas técnicas, tendrá una versión en 3D y cuenta cómo un ex-marine es forzado a colonizar y explotar un planeta con una gran biodiversidad, y cómo finalmente se convierte en el líder de la raza indígena en su lucha por la supervivencia. En la película participan actores como Sigourney Weaver (“Alien”) y Michelle Rodríguez (“Perdidos”).

Por si todo esto fuera poco, la cadena norteamericana ABC ha presentado ya los primeros capítulos de una nueva serie de ciencia-ficción destinada a sustituir a “Perdidos”, que finalizará el próximo año con su sexta temporada. La producción se llama “Flash Forward” y está basada en el libro homónimo del gran Robert J. Sawyer, en el que se repasan los sucesos que ocurrieron en el mundo cuando el planeta se “desconectó” durante dos minutos y 17 segundos.

Por otro lado, no podemos olvidarnos de que dentro de un par de meses se estrena “2012”, una película post-apocalíptica dirigida por Roland Emmerich (“10.000 BC”, “Godzilla”, “Independence Day”). El film, protagonizado por John Cusack, muestra cómo en este año el mundo es devastado por un cataclismo ya predicho en el calendario maya. Entre la multitud de catástrofes que exhibe la película se encuentran la destrucción de la Capilla Sixtina en el Vaticano, la devastación de Washington por un maremoto, la ciudad de Nueva York hundida bajo el agua y el derrumbe del Cristo Redentor en Rio de Janeiro a causa de un terremoto. Al final, además, se observa cómo un maremoto levanta el navio USS John F. Kennedy (CV-67) y lo dirige hacia la Casa Blanca, destrozándola en pedazos. El propio directo ha dejado muy claro su objetivo: “Es la película de catástrofes más grande de la historia del cine.”

Artículo complementario: ¿Qué le ocurre a la ciencia-ficción?

Artículo complementario: “La carretera”







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...