jueves, 10 de septiembre de 2009

Un lugar en "Liverpool"

En 1949, José María Millares Sall, uno de los poetas españoles más brillantes de las últimas décadas, alumbraba el que, a la postre, sería su trabajo definitivo: “Liverpool”, un poemario fascinante, ahora recién reeditado por Calambur, que abruptamente sumergió a la poesía de su tiempo en la más intensa de las vanguardias.
“Liverpool” es un agudo, desasosegante, desconcertante y poderoso relato lírico que, dividido en seis grandes poemas, atrapa al lector intemporal por la luminosidad de sus imágenes, su magnetismo surrealista, su ritmo espectacular y por la originalidad de su temática.
A pesar de que en el momento de su publicación, “Liverpool” solamente recibió desprecios y silencios por parte de sus coetáneos, esta obra, con el paso de los años, se ha revelado como uno de los grandes títulos de la literatura española de la posguerra.
Releo “Liverpool” siempre que puedo. En sus páginas siempre hallo una evocación nueva, una mirada distinta, un atractivo oculto y un misterio enterrado. Estos versos, atrevidos, valientes, rupturistas e innovadores, hablan sin hablar de tierras ignotas, de lugares míticos, de sentimientos extraños, de viajes realizados desde la contemplación y el detenimiento, y,sobre todo, de hombres y mujeres solitarios que lo son más allá de los padres, los hijos, la familia o los amigos.
“Liverpool” es sinónimo del mar, del horizonte, de confines inciertos, de esperanzas baldías, de ilusiones banales y de ensoñaciones tan agrias como dulces. Hoy he sabido que José María Millares Sall acaba de fallecer a los 88 años de edad y he pensado que, quizás, se encuentra ya en esa mítica “Liverpool” en la que, en el fondo, siempre estuvo presente y a la que partió un día a las dos de la mañana. “Sí, a las dos de la mañana,/ bajo la espesa detonación de unos ojos que saltan ciegos/ ya duros de roer en el aire la palabra que no existe,/ los labios que no existen, los corazones que no existen,/ a las dos, señores, a las dos/ cuando los hombres se hinchan de sangre/ bajo la pesadumbre de los sueños, cuando ya nadie escucha/ el horrible desgarro de los tejidos de las almas de los jóvenes combatientes,/ cuando un niño muere sumergido en un beso…”

El autor

José María Millares Sall, último Premio Canarias de Literatura -galardón que recibió hace el pasado 30 de mayo- falleció en Las Palmas de Gran Canaria el pasado 8 de septiembre a los 88 años de edad.
Nacido en el barrio de Vegueta (Las Palmas) en 1921, formó parte de una familia consagrada al arte y las letras. De formación autodidacta, su juventud se vio duramente marcada por la Guerra Civil y la posterior dictadura, durante la cual fue perseguido y encarcelado.
Junto a sus hermanos Agustín y Manuel, puso en marcha, a finales de los años cuarenta, el proyecto “Planas de Poesía”, colección ilustrada por su hermano Manuel Millares, que se inauguró con “Liverpool” y que se adelantó a la poesía social española de los años cincuenta.
Además de “Liverpool”, en la bibliografía de José María Millares destacan títulos como “Ronda de luces” (1950), “Ritmos alucinantes” (1973), “Hago mía la luz” (1977), “En las manos del aire” (1989), “Azotea Marina” (1995), “Blanca es la sombra del jazmín” (1996) o “Sillas” (1999).

Vídeo de homenaje que se presentó en la gala del “Día de Canarias 2009”, en el que se premió a Jose María Millares Sall

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...