lunes, 15 de noviembre de 2010

Recordando el minimalismo sacro de Henryk Górecki

Hoy todos estamos un poco más tristes. El compositor polaco Henryk Gorécki falleció el pasado 12 de noviembre en Katowice (Polonia) -la ciudad en la que siempre deseó residir- debido a complicaciones de una enfermedad pulmonar que lo había obligado a abandonar la escritura músical hace ya varios meses. Apenas hace unas semanas había recibido -ya en el hospital- la Orden del Águila Blanca, la máxima condecoración polaca.
La trayectoria creadora de Henryk Mikolaj Górecki, nacido el 6 de diciembre de 1933, abarca diversos estilos. Mientras sus primeros trabajos recuerdan a Pierre Boulez, sus composiciones últimas, siempre fascinantes e hipnóticas, suelen ser comparadas con el minimalismo, a veces llamado "minimalismo sacro", aunque, en ocasiones, también se han encuadrado dentro de una versión extrema del new age.
De un modo sorpresivo, Górecki alcanzó en 1992 un éxito absolutamente inusual dentro de la música clásica al vender dos millones de copias de su “Tercera Sinfonía” o “Sinfonía de las lamentaciones”. Está partitura para orquesta y soprano, escrita originalmente en 1976, se divide en tres movimientos. El primero hace alusión a un lamento que data del siglo XV. El segundo, muy largo, contiene frases escritas sobre el muro de una prisión de la Gestapo en la ciudad de Zakopane. El tercer movimiento, lento, reproduce una canción folclórica escrita en un dialecto del polaco.
La música de esta pieza es sumamente repetitiva, contemplativa y deslumbrante, hasta el punto de que, en los acelerados años noventa del pasado siglo, solía reproducirse en discotecas y clubes de baile. De hecho, aún recuerdo cómo aquel año las grandes tiendas de discos británicas ("Virgin" o "HMV", entre otras) mantenían sus locales de Londres repletos de pancartas y pósters de Henryk Górecki, como si éste hubiera sido en aquellos tiempos un nuevo Michael Jackson o Bruce Springsteen.
La exitosa versión de 1992 de esta composición fue grabada por la London Sinfonietta, dirigida por David Zinman, teniendo como solista a la soprano estadounidense Dawn Upshaw.
Que en paz descanse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...