viernes, 20 de mayo de 2011

“The killing”. Así es el género negro en el siglo XXI


El nuevo estreno del cada vez más valiente y seguro de sí mismo canal por cable AMC, responsable de series estupendas como “Rubicon” o “The walking dead” y, sobre todo, inspirador de ese nuevo icono de la cultura pop de nuestros días que es “Mad Men”, no deja lugar a dudas sobre la apuesta de esta emisora norteamericana por convertir la televisión en el nuevo escenario donde se gestan las mejores obras de arte.
“The killing”, remake de la exitosa serie danesa “Forbrydelsen” (emitida también por la BBC), se centra en la investigación policial del asesinato de una adolescente a las afueras de Seattle y, con este material, y con un guión endiablado, la historia se va tejiendo al hilo de la investigación policial. Cada nuevo episodio relata un nuevo día de trabajo de los detectives encargados de descubrir la tupida trama que se oculta tras la muerte de Rosie Larsen.
“The killing” destila la calidad de las grandes creaciones, de los trabajos artísticos construidos con el corazón, con tiempo, con rabia y con un gusto tan exquisito como acerado. Apenas hay alguna escena violenta en “The killing”, pero la serie es moralmente cortante como un escalpelo extremadamente afilado que desmenuza con saña las contradicciones del multiculturalismo en nuestras grandes ciudades; demoledora como el dolor de las víctimas, cínica como el sentir de los que siempre se ven por encima de las leyes y tan arrasadora como solamente puede ser un crimen bárbaro cometido sobre un adolescente.
La Seattle de “The killing” es una ciudad postindustrial barrida por una lluvia perenne, purgada por el viento, gélida como la soledad de las megalópolis del siglo XXI y avasallada por un gris de mercurio que tiñe los edificios, los arrabales, los bosques, las calles, los despachos y las autopistas por donde vagan permanentemente múltiples personajes en busca de motivos para la huída o la redención.
No es “The killing”, de ningún modo, un relato amable, ni fascinante, ni divertido. Quizás, ni tan siquiera se trata de una narración entretenida. Pero nos encontramos ante una producción hipnótica porque sabemos que nuestro mundo es así, desbordante de contradicciones, extenuantemente complejo, sobrecargado de oscuridad y repleto de seres perdidos y desconcertados que solamente buscan la compañía de otros seres igualmente dislocados y desvanecidos mientras tratan de entender lo que ocurre a su alrededor. Mientras tratan de comprender quién mató a Rosie Larsen y cómo es posible que desaparezca de la Tierra una joven de 17 años cargada de miedos, esperanzas e ilusiones, y que nada cambie en nuestra rutina de todos los días. Y que siga lloviendo como si nada hubiera ocurrido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...