viernes, 28 de octubre de 2011

Series que hacen que el televisor sirva para algo

La espera hasta que regrese la insuperable “Mad Men”, allá por junio de 2012, puede ser larga y tediosa, así que les cuento algo sobre las series que veo miestras aguardo con paciencia la quinta temporada de los chicos y chicas de la Avenida Madison.
Acaba de empezar la tercera sesión de “Covert Affairs”, una producción elegante, precisa y lo suficientemente desenfadada como para presentar un retrato certero de la CIA, y por extensión de los servicios secretos occidentales, mucho más acertada que la que ofrecen libros y películas que siempre tienden a ponerse demasiado rebuscados, pretenciosos y complejos a la hora de enfocar estos temas.
Vistos los primeros capítulos de la muy esperada “Free Agents”, una comedia romántica presuntamente teñida de negro, no es de extrañar que la NBC la haya suprimido de su parrilla a la primera de cambio. No hay por dónde cogerla.
No ocurre lo mismo con “Ringer”, la serie de CW que supone el esperado regreso a la pequeña pantalla de Sarah Michelle Gellar, la inolvidable Buffy Cazavampiros, y que ofrece un thriller irregular, con algunos altibajos narrativos, pero que atrapa al espectador con una curiosa historia de suspense e identidades dobles.
Como siempre, insuperable “The good wife”, con el estreno de una tercera temporada que promete más cinismo, más sarcasmo, más argumentos complejos excelentemente expuestos y con más, y más enrevesadas, relaciones personales que encajan perfectamente en el tono general de la serie.
Los amigotes de “Cómo conocí a vuestra madre” estrenan su séptima temporada incidiendo en el humor grueso, sustentándose cada vez más en la magnificencia del gran Barney Stinson (Neil Patrick Harris) y manteniéndose con golpes geniales de humor que hacen olvidar el cansancio general que ya muestra la historia.
Grandes clásicas siguen con un altísimo nivel. “CSI Las Vegas”, protagonizada ahora por un gigantesco Ted Danson que sustituye a Lawrence Fishburne en el laboratorio criminalístico más famoso del mundo, logra la proeza de reinventarse con una notable dignidad después de doce temporadas en las panatallas. Lo mismo ocurre con la incombustible “Bones”, una serie incansable y con propuestas siempre entretenidas que estrena ahora su séptima temporada con el embarazo más o menos sorpresa de Temperance Brennan.
¿Qué todavía les queda tiempo para más? Revisen la miniserie y las cuatro temporadas de “Battlestar Galactica”, y verán con los cylons mantinen vivos sus mejores, y poderosos, argumentos, o acérquense, haciendo reverencias, a las ocho temporadas del mítico “Frasier”. Nunca fallan.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...