jueves, 7 de junio de 2012

Recordando las “Crónicas marcianas” de Ray Bradbury



El escritor Ray Bradbury, uno los padres de la ciencia-ficción contemporánea e inolvidable autor de las magníficas “Crónicas marcianas”, acaba de morir en Los Ángeles dejándonos un poco huérfanos literariamente a quienes tenemos esta colección de relatos como una de nuestras obras de cabecera.
“Cróninas marcianas”, publicado por primera vez en 1950, es un libro imperecedero formado por un total de 28 relatos que narran de una forma especialmente misteriosa, intensamente poética, sutilmente mágica, brévemente irónica y definitivamente magistral, la colonización del planeta Marte por los seres humanos.
Desde el comienzo de la obra con el cuento titulado “El primer cohete (1999)”, hasta el final de la misma con el opúsculo “El picnic de un millón de años (2026)”, la narración de Bradbury nos enfrenta, con una asombrosa capacidad evocadora y una intensidad lírica excepcional, a la ingenuidad de los marcianos, al primer triunfo de los alienígenas sobre la humanidad, a la aniquilación de éstos por el virus de la viruela, al descubrimiento por parte de los soldados terrícolas de restos arqueológicos pertenecientes a antiquísimas civilizaciones marcianas y, sobre todo, a la presencia imponente, silenciosa, oscura y árida del paisaje del planeta rojo.
“Crónicas marcianas”, que se inspira en un cómic de aventuras en Marte que el autor leyó en su juventud, constituyen una magistral colección de relatos, pero también supone una mirada ácida sobre nuestro modelo de vida, nuestras necesidades expansionistas, nuestra incapacidad para comprender al diferente y, sobre todo, sobre la destrucción que aparece allí donde llega el ser humano. Es difícil hablar de “Crónicas marcianas” sin sentir un estremecimiento de emoción que es, a fin de cuentas, la cálida conmoción que siempre provocan las grandes obras de arte.
Que en paz descanse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...